Gestión de herencias

En los momentos más difíciles, como es la defunción de un familiar o la aceptación de una herencia, resulta vital contar con profesionales que faciliten los trámites legales derivados del fallecimiento, con eficacia y sensibilidad.

Muñoz Abogados contamos con un equipo especializado en el proceso legal relativo a las herencias y testamentos, desde su aceptación y adjudicación, a la mediación entre herederos, la gestión de casos en los que el fallecido no ha dejado testamento, impuesto de sucesiones, etc.

Tanto si la aceptación de la herencia es de mutuo acuerdo, como si se plantean divergencias entre los herederos, o bien se desea impugnar un testamento, Muñoz Abogados se hace cargo del caso.

Obtención de documentos legales

Muñoz Abogados les acompañará en la obtención de los documentos legales que se requieren para iniciar el proceso de sucesión. Los documentos legales necesarios para tramitar una herencia son:

  • Certificado de defunción
  • Certificado de últimas voluntades
  • Certificado del Registro de Seguros
  • Copia autorizada del testamento

 

Herencias intestadas

En caso de que el fallecido no dejase escrito testamento, es preciso proceder a la declaración de herederos legales o abintestato. Muñoz Abogados les asesorará durante todo el proceso.

 

Adjudicación de bienes

Previamente a la aceptación de la herencia es necesario realizar un inventario de las propiedades y deudas del fallecido. Una vez determinados estos bienes, se procederá a aceptar y repartir la herencia, otorgando ante Notario la correspondiente escritura pública de aceptación y adjudicación de la herencia.

 

Gestión tributaria

Para poder obtener la herencia, es preciso liquidar el impuesto de sucesiones en el último lugar de residencia del fallecido. Muñoz Abogados les asesorará en la gestión del impuesto de sucesiones, plusvalías, donaciones y tasas. Nuestra experiencia en el proceso relativo a testamentos les permitirá minimizar la carga tributaria, en la medida de lo posible.

 

Reclamación de legítima

La legítima de una herencia es la porción de bienes de que el testador no puede disponer por haberla reservado la ley a determinados herederos, llamados por esto herederos forzosos. En primer lugar, tienen derecho a la legítima los descendientes de la persona fallecida (hijos) y, en su defecto, los ascendientes (padres). En Cataluña, la legítima está regulada en los artículos 451-1 a 451-27 de la Ley 10/2008, del libro cuarto del Código Civil de Catalunya, relativo a las sucesiones. En España la regulación de la legítima viene recogida en los artículos 806 y siguientes del Código Civil.